San Onofre de Egipto

Celebración, vida, obra y oración de San Onofre de Egipto

¿Cuándo se celebra San Onofre de Egipto?

San Onofre de Egipto es un Santo cuya celebración se realiza el 12 de junio y lo celebran las personas cuyo nombre es Onofre.

¿Cuándo nació y falleció?

No se tienen datos sobre el nacimiento de San Onofre de Egipto y no se tienen datos sobre su fallecimiento.

¿Quién fue San Onofre de Egipto?

En Egipto, San Onofre, anacoreta, que en el amplio desierto llevó vida religiosa por espacio de sesenta años.

Este santo muy honrado en la actualidad por los cristianos coptos. Se cree fue hijo de un rey egipcio o abisinio y que vivió en el siglo IV. El demonio instiga a su padre para que lo pase por el fuego como prueba de si era hijo bastardo. Onofre sale ileso. Fue criado en un convento de la tebaida egipcia ( monjes que vivían en el desierto). Al crecer se aparta de él y vive como ermitaño. La leyenda cuenta que una columna de fuego lo acompañó hasta la ermita. Se alimenta con dátiles y agua. Se viste con sus propios cabellos. Un ángel le llevaba pan y los domingos la Eucaristía. Vivió de esta forma por 60 años. La leyenda agrega que al morir los ángeles le rindieron honores.

Canonización, Beatificación y hechos venerables

No se tienen datos sobre sus hechos venerables, su beatificación o canonización.

¿Su nombre tiene algún significado?

el que abre lo bueno, de origen Griego

¿Cuál es su nombre en otros países del mundo?

No existen santos relacionados en otros países del mundo.

¿Existe alguna oración específica para San Onofre de Egipto?

Oración a San Onofre de Egipto

Glorioso San Onofre, a quien he escogido por mi Patrono y Modelo particular, y en quien tengo absoluta confianza; concededme que yo experimente los saludables efectos de tu poderosa intercesión, para con Dios.

En tus manos deposito todas las necesidades y en particular, la que hoy pongo bajo tu protección. Alcanzadme pues, éste favor, si me conviene, y todas las demás gracias necesarias para liberarme del pecado, y conseguir mi propia salvación, y aún mi santificación. Amén

San Onofre de Egipto